México. Cifra de 100 000 desaparecidos evidencia la necesidad de continuar fortaleciendo e implementando mecanismos de búsqueda

México (CICR). En México hay miles de familias que enfrentan el dolor de tener un ser amado desaparecido. Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) —una relación oficial de casos acumulados desde 1964— hay más de 100 000 personas que son buscadas; esta cifra muestra que la desaparición no es tema del pasado. En el país se han logrado avances importantes para hacerle frente, como la Ley general en materia de desaparición o la aprobación de la creación del Centro Nacional de Identificación Humana, pero aún es necesario construir e implementar mecanismos efectivos de prevención, búsqueda e identificación.

“La ejecución de acciones de búsqueda inmediata es esencial para encontrar a una persona con vida. Las primeras horas son las más importantes”, hizo énfasis Marlene Herbig, responsable del programa para personas desaparecidas y sus familiares en México del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). “Cuando alguien desaparece, sus familiares tienen el derecho a saber qué ha ocurrido. Conocer el destino de las personas desaparecidas es primordialmente un acto humanitario”, remarcó.

La deuda con las familias de las personas desaparecidas es persistente y actual. Tan solo durante el primer trimestre del 2022 se reportaron más de 3000 personas desaparecidas y no localizadas, de las cuales permanecen desaparecidas más de 2000, según el RNPDNO. Por ello es importante fortalecer los procesos de búsqueda inmediata como una estrategia de prevención.

Herbig explicó que en un proceso de búsqueda inmediata deben realizarse actividades de rastreo remoto, como la consulta y solicitud urgente de información, que permitan reconstruir el recorrido de la persona buscada. Además, se necesita un despliegue operativo, que implica el desplazamiento físico de las autoridades a lugares que puedan ofrecer pistas sobre el paradero de la persona. Para ello, se requiere una cooperación interinstitucional efectiva entre todas autoridades estatales, municipales y las que conforman el Sistema Nacional de Búsqueda.

Asimismo, se requiere fortalecer la implementación de acciones diferenciadas durante los procesos de búsqueda inmediata en casos de desaparición de mujeres, niñas, niños, adolescentes y personas migrantes. Esto permitiría implementar estrategias de búsqueda que respondan a las necesidades específicas de cada población.

El CICR subrayó la importancia de continuar con los procesos de implementación de la Ley general en materia de desaparición en los diferentes niveles de gobierno, junto con las autoridades locales y con la participación activa de los familiares de personas desaparecidas.

Por otro lado, la organización humanitaria resaltó que aumentar el número de identificaciones forenses y, en consecuencia, disminuir la cantidad de decenas de miles de personas no identificadas que yacen en fosas comunes de panteones municipales y en los Servicios Médicos Forenses, contribuye al derecho de las familias a saber la verdad sobre su ser querido desaparecido.

El CICR en México despliega acciones para acompañar y asesorar a familias de personas desaparecidas y a las autoridades. Esta labor incluye asesoría técnica para el desarrollo de mecanismos de búsqueda inmediata y la implementación de los protocolos homologados de búsqueda e identificación.

También incluyen la producción de infografías materiales en video enfocados a las familias para que cuenten con información clara sobre qué hacer en caso de la desaparición de un ser querido, así como sobre sus derechos. El CICR contribuye a fortalecer algunos servicios de salud, sociales y de justicia, incluidas instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil, para que los familiares reciban una mejor atención.

 

Fuente: Comité Internacional de la Cruz Roja