E!state Liberi: el verano es compromiso

El camino de Libera sigue mas allà de sus veinte anos de lucha y con eso aumenta la atención para una de las actividades centrales de su trabajo: el proyecto E!state Liberi – campos de formación y voluntariado en los bienes incautados a las mafias. E!state Liberi significa “seas libres!” y detrás en efecto hay un sueno de libertad.: desde 1996 en Italia, gracias al compromiso de Libera por la recogida de mas de un millón de firmas para la ley 109 sobre el uso social de los bienes incautados, tenemos un instrumento legislativo único en el mundo que se implementa en cuestiones sociales, políticas y económicas de nuestro País. Ademas la confisca de los bienes de los sujetos acusados como parte de sistemas mafiosos es el medio para obtener Justicia y acabar con la impunidad de los culpables.

“Quitarle los bienes es como quitarle la savia a los criminales y no permitirle de seguir acumulando dinero y propriedades” y “la confisca (a ellos) le hace mucho mas miedo que la cárcel porque la propriedad de tierras, villas, empresas, coches es el símbolo del poder que tienen: sin esta riqueza ellos no son nada”: frases como estas son repetidas en cada encuentro de formación en Libera para explicarle a todos que significa esta ley tan importante.

“Como tenemos la mafia mas antigua del mundo, tenemos también la anti-mafia mas antigua del mundo” afirma Tonio Dell’Olio, fundador del sector internacional de Libera, cuando encuentra a las organizaciones y asociaciones al extranjero, y este instrumento de la confisca representa una buena practica que podemos compartir con los otros países.

Si la ley 109/96 tiene ya veinte anos, ha visto diferentes etapas de aplicación y problemas de complementación: según esta norma se prevé la asignación de los activos y de las riquezas de origen ilícito a los sujetos – las autoridades locales, las asociaciones, las cooperativas – que pueden devolverlos a la ciudadanía, a través de servicios, actividades de inclusión social y oportunidades de empleo. Durante los veinte anos de su aplicación, la ley ha permitido que se destinen para fines sociales a mas de 7.500 inmuebles, gracias a la actividad de promoción realizada en colaboración con la Agencia Nacional dedicada (Agencia Nacional de los Bienes Encautados y Confiscados), las prefecturas y las alcaldías. Hay aproximadamente 500 realidades sociales que administran los bienes incautados en Italia hoy, supervisadas por Libera. El trabajo en los campos confiscados – a través de cooperativas de jóvenes nacidas por convocatoria publica y que trabajan sobre las tierras confiscadas a la mafia en Sicilia, Calabria, Campania, Puglia, Piemonte, Lombardia, y en toda Italia – ha dado lugar a la producción de alimentos ecológicos y del mercado justo que llevan la marca de calidad y legalidad “Libera Terra” (tierra libre).

Estas realidades cooperativas que se comprometen en “devolver a la colectividad” estas propriedades (son cooperativas sociales), muchas veces se quedan solteras y excluidas por las mismas comunidades donde se encuentran, y por eso respaldar su compromiso y ayudarle a desarrollar un cambio cultural en su territorio es fundamental. Por eso nació el proyecto sobre los bienes incautados a las mafias E!state Liberi en 2005 y que cada ano involucra a miles de jóvenes y adultos que deciden de dedicar una semana de sus vacaciones a unos días de voluntariado, profundizando su conocimiento sobre el fenómeno de las mafias y ayudando a las cooperativas agrícolas.

Mientras que la sociedad, en general, se presenta siempre mas individualista y perezosa, hay gente que elige practicar el ejercicio de co-responsabilidad, ciudadanía y participación, y lo hace “ensuciandose las manos”, queriendo formar parte de un proyecto de mundo mejor que comienza con el “nosotros”. A través de E!state Liberi las ganancias ilícitas y de origen mafiosa se convierten en bien común donde ciudadanos comunes eligen de tomarse la responsabilidad en primera persona de estos bienes. Los voluntarios de E!state Liberi quieren dar su contribución personal a un cambio que desde el local pueda transformarse en global. Juntos a la Memoria de las victimas inocentes de mafia y al Compromiso que cada uno de nosotros se toma, podemos levantar una acción común y transformarnos en protagonistas del cambio cultural que necesitamos.

Desde acciones pequeñas como cultivar una huerta, limpiar un piso, quitar las malas hierbas de un cultivo, recordar a una historia de victima inocente, se puede contribuir a cuidar los bienes confiscados y el significado político que tienen.
El re-uso social de los bienes encautados y las experiencias de buenas practicas que tenemos en Italia pueden ser también un ejemplo positivo para los otros países donde la criminalidad y la corrupción a lo mismo que en Italia “detienen el destino” de los ciudadanos.

La experiencia italiana de confisca ya tiene un conocimiento bastante bueno a nivel europeo, gracias a la directiva 2014/42/UE, y que ahora se está implementando a nivel nacional de los diferentes países. A nivel latinoamericano, ya existen unas leyes sobre confisca, pero lo que estamos haciendo como Libera es activar siempre mas a la red ALAS – América Latina Alternativa Social, que – con mas de 40 organizaciones en 11 países de América Latina – quiere desarrollar un trabajo estratégico en red de advocacy y lucha contra la impunidad.

Pero no podemos hablar de Justicia si no nos ponemos en primera linea a luchar para ser parte del cambio. La impunidad de uno es la impunidad de todos, y en un mundo tan globalizado lo único que podemos hacer es unirnos en luchas comunes.
Entonces también este verano se habrán decenas de campos de formación y voluntariado de E!state Liberi en decenas de bienes confiscados y el sueno es que, a través de miles y miles jóvenes curiosos, el proyecto involucre siempre mas a chicas y chicos desde el extranjero que puedan llevar a su País este modelo de cambio desde abajo.

E!state Liberi! Seas libres!

Lee el articulo original publicado en Desinformemonos